Publicado el

Galletas en la luna

En mi calidad de ser humano tengo que confesar que tengo graves problemas de comunicación en el diálogo… por que soy capaz de volarme la barda y dejar solo a mi interlocutor por algo que dijo y que a mi me hizo pensar en otra cosa que para nadie tiene nada que ver… suelo perderme en las pláticas por que mientras mi interlocutor se dedica a continuar con su disertación… yo estoy perdido pensando en que dijo “bigote” y que esa palabra viene de la mala idea que tenían los españoles de la expresión “Bei Gott” de los alemanes, que quiere decir “por dios” y que la usaban para denostar sorpresa, pero mientras la decían se frotaban el mostacho y los españoles creyeron entonces que el mostacho se llamaba bigote y se difundió su uso de esa manera… y que una historia similar le sucedió a mi natal orizaba, dado que su nombre nahua es “ahuilizapan” palabra que los españoles eran decididamente incapaces de pronunciar correctamente y el desgaste convirtió en orizaba, y que en esa ciudad se consiguen los mejores tamalitos de frijol con mole que hay en el mundo… y que tengo hambre y que se me antojan unos… por lo tanto… perdón… que me decías?

Y si, lo más probable es que mi ahora encabronado interlocutor no entienda como es que de bigote llegué a los tamales de frijol, por más que se lo explique y es que esas cosas son demasiado intrapersonales y funcionan solo en mi cerebro… o tal vez es solo que hasta el momento me han tocado puros interlocutores incapaces de encontrar la maravilla en una carrera de relación de ideas como esa… o es que tal vez no exista tal maravilla y simple y sencillamente soy un clavado de lo peor y por eso no debería de seguirlo haciendo.

Es por esto que: Cada vez que luzco serio y pensativo mientras estoy solo, o finjo que platico con alguien, si me cachan en la movida de que no estoy pelando y me preguntan en que estoy pensando, suelo contestar “en que las galletas en la luna” una frase hecha para distraer niños de “por qués” recurrentes y que me pasara una que otrora fuera una gran amiga mía… y me quita muchos problemas de encima… aunque ciertamente no me los resuelve.

Ahora bien, el problema es que soy capaz de seguir una relación de ideas como esta hasta que la agoto totalmente y una de dos: o vuelvo al punto de partida o ligo la idea con una necesidad fisiólogica (en el ejemplo con comer) o con algún interés de otra índole que me despierta una duda y no hay de otra más que resolver la duda… y puedo pasarme noches enteras devanándome los sesos en rutas ininteligibles para el resto de los mortales, no por ser brillantes en extremo si no por que no parecen tener relación alguna…

Y creo que este post se está convirtiendo en una de esas relaciones de ideas sin sentido una vez más… mejor me voy… me dejas que te lleve?

Saludos a todos.

Anuncios

Acerca de Cristóbal Galindo

Biólogo por educación, fotógrafo por pasión. Músico por necedad y Community Manager por necesidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s